domingo, 13 de julio de 2014

La barbarie de Israel.

Uno ve la muerte pasar entre bombas ,en las televisiones del mundo, y solo puede gritar a solas, llorar a solas, o escribir para sí mismo. 
Algunos españoles te escriben desde Israel , y hablan de su miedo a los misiles de Hamas, y un director de cine me escribe de un misil perdido que cayó en su patio y voló entre otras cosas su sofá azul. Si yo estuviera alí, seguramente tendría miedo. Pero si fuera palestino , tendría más rabia que miedo , y el ver constantemente como mueren mis familiares y como mueren los niños ,eso no tiene nombre, y ni todo el miedo del mundo te puede hacer mirar para otro lado , o solo para tu lado.
HOY SOLO ME PUEDO SENTIR PALESTINO. 






Naci más cerca de los pájaros
y los aires del pinar
que de la vida uniformada, y sus ansias de muerte.
Nací allá donde Juan Panadero
era un padre siempre en otro oficio
siempre buscando otra salida para sus hijos
en los campos donde la guerra había sido.

...en nombre de mis padres
y en el de aquellos que un día se jugaron la respiración
por ser libres
declaro 
que ningún SER HUMANO tiene potestad
para arrasar los sueños del mundo
por muy bajo que esté el precio de la vida
en las bolsas de los FINANFIEROS.*  

P.D. Los FINANFIEROS son lo peor de los financieros, gentes sin escrúpulos, aquellos que solo piensan en sus ganancias aun a costa de esclavizar a las personas o deshauciarlas. 
El problema palestino israelí , es muy complejo,eso es lo que se dice siempre , para no hacer nada. Porque quién manda, por un lado , los judios más ricos y recalcitrantes construyeron un paraíso que vender al mundo, y a los revolucionarios de Hamas nunca les interesó otra cosa que ser ellos quienes ordenen que hacer y qué tienen que pensar los palestinos.
El ser humano allí está entre dos fuegos, pero los israelies no tienen que temer , los misiles de Hamas no llegan a hacer daño jamás, quizá a  volar algún sofá azul. 
Los lideres de HAMÁS y los FINANFIEROS se parecen como dos gotas de agua.

  
Publicar un comentario