domingo, 13 de julio de 2014

HIMNO A LA ARGENTINA .Antes y después del futbol.

Chema Rubio , Segovia, España


PORQUE SOLO PIENSO EN MÍ:
EN BUENOS AIRES
TODO QUEDA
DEMASIADO LEJOS.


la ropa
el calzado
los libros sin usar
¡y también como no! los besos de estreno.
En Villa Crespo todo queda lejos:
las boquitas pintadas
la luz en los ojos
el aceite de oliva en las ensaladas
¿Cómo hablar entonces de los aceites para las manos?
En Argentina todo queda demasiado lejos,
la ropa el calzado: todo lo nacional
incluso el pensar importado,
me parece creo;
incluido todo lo fácil;
los pliegues de la boca hacia arriba y en ir al cine de los besos de estreno con las boquitas pintadas , revestidos con la luz en los ojos y las manos libres para tocar incluso los Más Bellos Imprevistos.
Aquí, cerca de donde vivo;
sin San Juan de la Cruz Desvivido,
Malavia numero ni me acuerdo
con Oliverio Girondo al fondo de la medianoche con luces de carmín;
en la calle Corrientes donde Gardel se muere solo
y el Tango es sangre de oro hilado para turistas...
todo queda
lejos, demasiado lejos para ser verdad.
Los colectivos
el subte
los remises
el payaso triste y las opiniones de H. Bhol
los paraguas ante el chaparrón del corralito
más aún, incluyo las aceras donde sobra el laboro para los limpiadores de Bolívar.
¡Pero también cómo no!
Algo queda cerca,...,
ahora no se me ocurre nada..., lo siento, he visto al niño numero 323 medio tirado a la puerta de un bar "El Trujillanito",
abandonada la ilusión por pedir,
incluida la más terrible pereza por tender la mano a los extranjeros,..., le he visto, y ya son 324 niños grandes a los que apenas les he podido regalar los dos ojos ,
por cobardía, porque no sirvo quizás ni para entregar parte de lo mucho que tengo y se me olvida:
algo queda cerca
Un atraco
a mano amada.
Una estafa sin pesos de por medio
un secuestro sin intermeDios.
Una canción en carne sin prejuicios ni interés.
Pero Uno está absorto en el pesimismo de lo visible
de lo cotidiano,
viviendo el minuto como un tiempo absoluto de tristeza sin remisión
que no se da cuenta de que todo queda cerca
aquí
al lado siempre alguien me sonríe
a mi también,
y lo quiero ahora rápido el deseo me llama tenaz doy un paso adelante
bebo un trago en la Bodega Cultural, se llama Nadir, vive en la calle,
vende libros de la biblioteca de su padre muerto hace dos años.
Él, un poeta, que ahora apenas escribe,
_ ¡Estoy cansado! (me dice)
Vende lo que le queda, la herencia de su padre, dilapidada por unas monedas
y para poder salvarse del in-amado canto de su estomago en ruinas,
al menos por unos miserables días.
Algunas tardes se le ve frente a la Fundación Huésped,
invitado por el ácrata Fernando Peña
o por poetas revolucionarios amantes de Paz Zamora ,
sin querer ni buscar otra cosa que pare de llover desgracias ,
que se interrumpa por un momento la tristeza
que no le pertenece
a quien nunca robó.

Porque Ahora
SOLO PIENSO EN TI.
EN ARGENTINA TODO QUEDA CERCA.






En el café San Bernardo,en el barrio de Villa Crespo, que es donde vivía, desayunaba a diario, y allí entrevistaba a las gentes del barrio, y hablabamos de los famosos que habían pasado por allí como Carlos Gardel, o de poetas como  Celedonio Flores que le dedicó poemas y canciones.

Tiene una estampa porteña, y al adentrse en sus billares se puede ver a las gentes del hampa, fumar y beber, bajo esas lamparas grandes como sombreros que no terminan de alumbrar en la oscuridad. tienen más de  100 años de existencia, y el café es realmente un museo vivo.







Publicar un comentario